Monday, July 17, 2006

Lo escribi hace un chorrociento... creo que no tenia creatividad, solo queria sacar algo de dentro de mi... tengo la mania de no ponerle fechas a lo que escribo.

Que está pasando?
No entiendo qué está pasando, es como si solo hubieras sido un sueño hermoso, un sueño maravilloso del que he despertado...

Ya no queda nada en pie, todo hasta sus cimientos ha sido destruido, ya no queda nada en pie, no queda nada de esas torres poderosas ni de ese corazon iluminado, sus torres han caido y su centro muere en la oscuridad, ya no queda nada en pie, ni de aquellos muros tan poderosos que repelían ataques una y otra vez, ahora se filtran las moscas por sus grietas, no queda de él, ni los hermosos jardines, ni las maravillosas fuentes que una vez adornaban su faz, lagrimas negras rodean ahora sus mejillas, y las ventanas del alma sangran de dolor, ya no queda nada de tu casa, ya no queda nada de mi...

Friday, July 14, 2006

Mi Metamorfosis
Quizá sea tan solo un sueño, quizá soy Gregor Samsa y esta es una noche mas en mi polvoriento cuarto y mi familia esta hablando de mi en la sala esperando a tener las sobras para llevarme.

Quizá esta leve muerte, quizá este dolor interno sea solamente el principio de mi Metamorfósis pero esta vez, de la insignificante cucaracha a convertirme en un ser igual a "ellos" en un ser humano sin sentimientos, con el corazon de piedra y sin un ápice de orgullo, ni por un ser amado, ni por alguna de sus tan famosas cualidades...Pero en lo mas profundo de mis pensamientos me enorgullezco de algo,si, me enorgullezco de algo, de seguir siendo este animal tan detestable porque al menos asi puedo ver las cosas mas de cerca, puedo sentir el peligro acercandose, puedo respetar a mi mundo y puedo estar tan orgulloso del ser que amo, de mis habilidades.

Pero el proceso ha comenzado, esta herida (como la manzana de Gregor en la espalda) ha atravesado el cascarón, me he enfermado del odio humano, esa terrible enfermedad que ya ha cobrado millones de victimas, y ahora, de ser la victima, me convierto en el victimario...Parece no haber marcha atrás, parece que siento como me invade, como carcome mis entrañas, como levanta mi piel, es un proceso doloroso, muy doloroso, siento como mi alma se pierde y mi corazon se endurece, creo haberlo vivido ya antes, siento como empiezo a aceptar que soy una luz entre tanta oscuridad y que esta luz poco a poco se esta apagando porque "los que llevan la oscuridad" la han opacado.

Wednesday, July 05, 2006

El despertar

Esta cueva es fría y húmeda y esos chillidos no paran, quisiera dejar de oirlos, solo prestar atención a esas voces, esos cánticos terribles que me llaman... ¿una gota? ¿agua? cada sonido, cada vibración hace retumbar mi cabeza, quiero gritar, esto ya es insoportable, ya casi llego, mas cerca, mas cerca de esa voz... unos ojos, una mirada y...

¡Que pesadilla! - Dijo Viktor tosiendo debido al grito sordo -
Mirando el reloj y pensando - ¡Demonios! son las tres de la mañana y sintiendome tan ligero y aún despierto, qué luna tan hermosa hace ahí afuera... y esas estrellas, nunca vi el cielo tan bello como esta noche...

Aún terminaba de hablar cuando una voz le susurro al oido... :No cuando eras un simple mortal: - ¡Qué, ¿qué demonios pasa? ¿hay alguien ahi? maldito subconsciente... :No sabes donde estoy:
- Me estoy volviendo loco... :Dentro de ti, ahora duerme...:

De vuelta en la silenciosa habitación, los rayos del sol ahora entran filtrados por las ventanas y sus persianas y dibujan patrones y sombras, la brisa refresca el aire, casi no se puede creer que en algunas horas será todo lo contrario, la tranquilidad desaparece cuando comienza la responsabilidad... el teléfono... Viktor se levanta asustado y su primer pensamiento es llegar temprano al trabajo, de pronto se encorva en el suelo, adopta posicion fetal mientras cada sonido, cada estruendo del timbre se le clava en los oídos como un martillo en una placa de metal... - ¡Mis oidos! ¿qué le pasa a mis oídos?...

La puerta se abre lentamente y aparece una mujer, vestida de negro, con los labios rojos como la sangre, el cabello lacio y oscuro como la noche misma, Viktor D. ha encontrado su nueva vida...