Thursday, December 07, 2006

Hacía mucho viento esa tarde, el silencio reinaba en ese desierto congelado, para donde se mirara se vería solamente hielo, nieve, un desierto blanco, de pronto, amaneció...

El hielo se quebró y apareció entre él un corazón sepultado por esa masa fría, ante el primer brillo del sol se levantó y respondió con la misma intensidad, así, elevado a unos metros del suelo, flotando como un espíritu renovado comenzó a tejerse a si mismo...

Encontré los huesos que me dan el temple, los que me mantienen de pie ante tus desprecios,
Encontré la carne que me da dolor, calor y tacto, la que me mantiene con vida ante tu mirada,
Encontré las alas que me dan poder para volar, las que me hacen volar lejos de tus cadenas,
Encontré los ojos que me hacen ver, los que me advirtieron de tu mal amor, a los que no escuché,
Encontré la boca que me hace hablar, rugir, gritar, la que tantas veces calmó tu espíritu,
Encontré las garras que me hacen ser quien soy, las que me dejan luchar por mis ideas,
Mé encontré... Me encontré a mi mismo...

Descubrí que puedo vivir sin ti, que puedes acabar con todo lo que represento o soy, pero mi corazón es inmortal y aún con esta herida, aún con esta cicatriz sigue siendo capaz de brindar calor, vida y amor...

Aún en el desierto que sembraste aqui, puedo hacer crecer un verdadero jardín, donde lo único que quede de ti sea esa flor blanca que represente la pureza de lo que sentí por ti...

Tan pronto como el sol ha comenzado a brillar, mi alma se apodera de la materia, me reconstruyo, mi viejo yo comienza a abrir los ojos, mi viejo yo comienza a salir de tu cárcel, mi viejo yo... El viejo Dragón ya no es presa de tus cadenas, el viejo dragón ya puede ser más grande, más fuerte... mejor...

1 comment:

Itzell said...

A mi me gusto... y ese texto oculto seguramente que a la persona que se lo dedicaste supo interpretar tus lineas que aunque el idioma rico en anglo y bien redactado no deja de reflejar tu esencia y tu espiritu...